Geografía

Aprender a explorar el medio ambiente (continuación)


Recursos renovables versus recursos no renovables

El hombre se ha dado cuenta de que puede recurrir a la naturaleza para resolver sus problemas de hambre, frío y protección. Por lo tanto, a lo largo de la historia, ha desarrollado mecanismos para utilizar mejor los recursos que se encuentran en él. Las técnicas de siembra, cosecha, extracción y transformación de los recursos naturales se han mejorado cada vez más.

Madera, plantas productoras de fibra, vegetales utilizados para alimentos, agua, etc. son recursos renovables, lo que significa que pueden ser reemplazados continuamente. Otros, sin embargo, existen en cantidades finitas y necesitan tiempo para formarse nuevamente, como el carbón, el petróleo y los minerales.

El carbón se originó hace millones de años a partir de los restos de vegetales que se acumularon en lugares con poco oxígeno, como el fondo de lagos y pantanos. Se utiliza como materia prima en la fabricación de acero y en procesos especiales de combustión.

El aceite se formó a partir de pequeños animales acuáticos y vegetales mezclados con sedimentos que se depositaron en el fondo de los mares. Las sustancias que formaban sus cuerpos se transformaron lentamente, un proceso desarrollado durante millones de años. La energía contenida en estos seres no se ha perdido durante la transformación y, por lo tanto, el aceite resultante es un material con alto potencial energético. De él se extraen diversos subproductos, como gasolina, queroseno, grasa, parafina, asfalto y gas combustible. También se puede utilizar en la fabricación de productos como plástico y fibras sintéticas.

Los minerales se encuentran en depósitos naturales o depósitos en los ambientes más variados de la tierra. Mediante técnicas especiales, se extraen y utilizan como materia prima en procesos industriales, agrícolas y artesanales.

Preservando el medio ambiente

Algunas áreas, importantes para la diversidad de sus componentes o la fragilidad de su equilibrio, deben mantenerse intactas o con una mínima interferencia. Funcionando como reservas de animales y plantas, deberían servir para la investigación y los estudios ecológicos. De esta manera, el hombre puede aumentar su conocimiento sobre los entornos. Otras áreas, ya alteradas por el uso intensivo y equivocado, pueden recuperarse mediante procesos de reposición de existencias y medidas de uso eficientes, que sirven como lugares de producción, ocio o incluso estudio e investigación.

En la mayoría de los países, incluido Brasil, la preocupación por la preservación y restauración de áreas ha llevado a la creación de parques, reservas, estaciones ecológicas y áreas de protección ambiental, sujetas a regulaciones y administración especiales. Esto ya revela cierto interés en la conservación del medio ambiente y constituye una oportunidad para que la población observe y estudie los fenómenos ambientales. Conociendo los procesos que ocurren en la naturaleza, los individuos pueden cambiar su comportamiento y buscar formas más apropiadas de actuar en consecuencia. La participación popular también ha sido responsable de las denuncias de irregularidades y la demanda de medidas efectivas de protección ambiental.

Muchos desastres ecológicos y grandes pérdidas económicas podrían evitarse si se llevaran a cabo investigaciones y monitoreo adecuados durante la implementación del proyecto. La difusión de noticias sobre temas ambientales y la aparición de publicaciones especializadas han ido en aumento, gracias al interés y receptividad de la población.

La responsabilidad de preservar el medio ambiente y la calidad de vida no se puede dejar solo a gobiernos y expertos, sino que debe ser asumida por todos aquellos que todavía creen en la capacidad del hombre para encontrar soluciones a sus problemas. A través de la investigación, el intercambio de información, la discusión y la reflexión, el hombre formará una nueva mentalidad; Entonces podrá trabajar eficazmente para encontrar soluciones a los problemas actuales y medidas preventivas para el futuro.