La historia

Los grandes faraones (continuación)



Ramsés III (reinó desde 1198 hasta 1176 a. C.), faraón egipcio de la dinastía XX, gran líder militar que salvó al país de varias invasiones. Las victorias de Ramsés III están representadas en las paredes de su templo mortuorio en Madinat Habu, cerca de la ciudad de Luxor. El final de su reinado estuvo marcado por las revueltas del palacio y la intriga.

Chefren, cuarto faraón (2603-2578 a. C.) de la IV dinastía de Egipto. Él construyó una de las pirámides de Giza. Durante mucho tiempo se pensó que la Gran Esfinge a su lado era una representación del rey. Quéfren fue sucedido por su hijo Miquerinos.

Seti I (reinó desde 1312 hasta 1298 a. C.), faraón egipcio, segundo gobernante de la XIX dinastía, hijo y sucesor del faraón Ramsés I. En los últimos años de su reinado, conquistó Palestina, luchó contra los libios en la frontera occidental y luchó contra los hititas.

La maldición del faraón

A principios del siglo XX, los arqueólogos descubrieron varias pirámides en el antiguo Egipto. En ellos, encontraron varios textos, entre ellos, uno que decía: "el que perturbaría el sueño eterno de Faraón" moriría. Pocos días después de ingresar a las pirámides, algunos arqueólogos murieron de manera extraña y sin explicación. El miedo se extendió entre muchas personas cuando los periódicos informaron que la "maldición de los faraones" estaba causando víctimas.

Sin embargo, después de algunos estudios, se descubrió que los arqueólogos murieron porque inhalaron, dentro de las pirámides, hongos mortales que atacaron los órganos del cuerpo. La ciencia ha logrado explicar y desmitificar el problema.

El período de Ramsés

Ramsés fue uno de los faraones más grandes que Egipto haya tenido. Él gobernó durante 70 años, quizás ningún faraón haya gobernado tanto. Fue un gran constructor y un gran luchador. Ramsés murió a los 90 años y tuvo al menos 90 hijos. Cuando estudiaron a la momia de Rameses, vieron grandes problemas con sus dientes. Es posible que haya muerto de infección. Se sabe que en sus últimos días sufrió mucho.